Membresías

  • CEP

    Miembro fundador

    Centro Ecuatoriano de Psicoanálisis – CEP.

  • Miembro fundador

    Sociedad Ecuatoriana de Sexología y Educación Sexual, SESEX

  • 2008 2010

    Presidenta Nacional

    Sociedad Ecuatoriana de Sexología y Educación Sexual, SESEX

  • 2008 2010

    Coordinadora Nacional e Internacional.

    Sociedad Ecuatoriana de Sexología y Educación Sexual, SESEX

  • 2014 2018

    Miembro de FLASSES

    Comité Ejecutivo de la Federación Latinoamericana de Sociedades de Sexología y Educación Sexual

    Comité de Nomenclatura y del Comité Coordinador de los Cursos FLASSES.

Formación Profesional

  • Doctora

    Doctora en Psicología Clínica

    Pontificia Universidad Católica del Ecuador.

  • Formación

    Formación en Psicoanálisis.

  • Especialidad

    Especialista en niños, adultos y parejas.

  • Acreditación

    Acreditación de FLASSES como Sexóloga Clínica y Educadora en Sexualidad.

Trayectoria

  • Práctica
    PRACTICA PROFESIONAL
    image
    • Consulta privada en Psicología Clínica con niños, púberes, adultos y parejas.
    • Asesora nacional e internacional sobre programas para la infancia.
    • Capacitadora en talleres y seminarios sobre Psicología y Sexualidad Humana.
    • Participa con ponencias y conferencias en Seminarios y Congresos nacionales e internacionales con temas de Psicología y Sexualidad.
    • Publicación de artículos de Psicología y sexualidad en periódicos, revistas y libros.
    • Asesora en la elaboración de Programas de Educación integral de la Sexualidad para niños y adolescentes.
    • Producción y conducción del Programa “Contigo y aquí” en Radio ERES, 93.3 fm., con temas de Psicología, Sexualidad, Educación, Sociales.
    • Entrevistas en programas de radio y televisión.
  • Experiencia
    EXPERIENCIA LABORAL
    image
    • Atención psicológica en consulta privada a niños, púberes, adultos y parejas.
    • Psicóloga de centros educativos y de atención a pacientes a nivel público y privado.
    • Profesora universitaria.
    • Asesora en programas para la infancia en Instituciones públicas y privadas.
    • Elaboración de programas de educación sexual integral, capacitación a maestros, talleres a padres de familia.
    • Talleres de Psicología, educación sexual en centros educativos, públicos y particulares.
    • Autora de artículos de Psicología y Sexualidad en periódicos, revistas, columnista de El Universo, en libros nacionales e internacionales.
    • Autora de libros de Psicología y Sexualidad.
  • Publicaciones
    PUBLICACIONES
    image
    • Autora de artículos y libros de Psicología y Educación infantil.
    • Autora de artículos de Psicología y sexualidad en periódicos, revistas y libros nacionales e internacionales, columnista del diario EL UNIVERSO,
    • Autora de “La terapia vincular en las psicoterapias infantiles” (tesis doctoral) publicado por el Banco Central del Ecuador.
    • Autora de las Fichas de “Valores y Sexualidad”, para niños escolares, de la Revista Cometa, Diario HOY.
    • Autora de “DIME COMO ES, Colección de libros de formación sexual para niños, niñas y grandes también”, que obtuvo el Primer Premio a la mejor publicación de Educación Sexual, 2002. 3ª Edición, 2013.
    • Autora de “LA PSICÓLOGA EN SU PUNTO”, 2007.
    • Autora de “HACIA UNA SEXUALIDAD INTEGRAL, propuesta de educación sexual integral para la escuela básica”, 2012. Primer Premio de FLASSES al Mejor Programa de educación sexual.
  • Medios
    MEDIOS DE COMUNICACIÓN
    image
    • Participa en los medios de comunicación: radio, prensa y televisión en entrevistas sobre psicología y sexualidad integral.
    • Invitada especial al programa “EN SU PUNTO”, del Dr. Nelson Maldonado, en Radio Democracia.
    • Coproducción del programa “EXAMIMATE, la sexualidad llegó a la radio” (sexualidad integral) en Radio EXA – Democracia.
    • Producción y conducción del Programa de televisión “SOBREMESAS DE ENTORNO”, (días jueves) en CN3, Cable Noticias - Canal 3.
    • Producción y conducción del Programa de radio “CONTIGO Y AQUÍ” (días miércoles) en Radio ERES, 93.3 FM, desde 2009 a la presente.

Artículos

DEBERES A CASA: SIN TIEMPO PARA JUGAR

Dra. María de los Angeles Núñez
Artículo

Contenido:

He preguntado a muchos maestros para qué mandan deberes a casa y las respuestas son múltiples: para reforzar la materia vista en clase, para que los niños continúen entrenando su atención y concentración, para crear hábitos de trabajo independiente, para que no vean tanta televisión y porque muchos padres lo piden para mantener ocupados a sus chicos en la casa.

Es posible que estos maestros tengan razón, pero yo invito a hacer una reflexión: con nuestro sistema educativo actual, los niños destinan entre 9 y 10 horas en asistir a la escuela, atender las clases y regresar a casa. Luego de un corto descanso, incluido el almuerzo, deben realizar sus deberes que les toma 2 o 3 HORAS MÁS.

La gran mayoría de los adultos, entre ellos los maestros, trabajan 8 horas diarias y ninguno se lleva trabajo a casa para no perder el ritmo de trabajo, para desarrollar actividades autónomas e individuales, porque no terminaron su obligación o deben reforzarla en casa, restando tiempo al descanso y a la familia. Entonces, ¿por qué se somete a los niños a horarios tan rígidos y se les carga con más tarea para la casa?

Muchos sistemas educativos no toman en cuenta las verdaderas necesidades de los niños, ni sus capacidades de atención, concentración y ritmo de aprendizaje. No consideran al juego como el principal instrumento para aprender y creen que es perder el tiempo.

Se dictan materias que en el mejor de los casos informa a los niños, pero no les forma como personas. Todavía se da prioridad a la memoria, repetición y sumisión y se deja de lado el desarrollo del razonamiento, la creatividad, la autonomía, el cuestionamiento y los sentimientos porque es más difícil hacerlo con estos.

Algunos maestros creen que son mejores si mandan muchos deberes o toman lecciones diarias. Otros esperan que las mamás enseñen lo que ellos no lo hicieron en la clase, sin tomar en cuenta que ellas no conocen métodos de enseñanza escolar para aplicar con sus hijos, ni se considera que tienen suficiente tarea con ser mamás, para también ser maestras de ciencias, historia, matemáticas modernas, computación y gramática.

Muchas mamás caen en la tentación de ayudar a su hijito a hacer su tarea porque está muy difícil y larga; con paciencia, al comienzo, piden al niño que repita cuando se equivoca, que ponga atención, que no borre, que responda, retenga y lo haga perfecto, situación que termina con gritos, enojos y frustraciones de la mamá y llanto, desconsuelo e inseguridad del niño. El resultado: se daña la relación madre-hijo.

Hay mamás que no enseñan a los hijos a realizar pequeñas tareas en casa de acuerdo a su edad, como sería guardar sus juguetes, colocar la ropa en su lugar, colaborar en realizar la cena o levantar la mesa, arreglar su cama; estas mamás pretenden que sus hijos sean autosuficientes con los deberes.

O lo contrario, mantienen la dependencia de sus hijos para realizar los deberes, porque creen que así son mejores mamás. En otras ocasiones, corrigen sus errores para que el deber regrese perfecto a la clase o lo hacen ellas; así la profesora está convencida que el niño YA APRENDIO y dicta materia nueva, creándose muchos vacíos porque la que aprendió fue la mamá y es ella la que obtuvo el 20.

Rescatemos el juego como el mejor método que tienen los niños para aprender; lo hace el bebé cuando juega con sus manos y se lleva todos los objetos a su boca para conocerlos, lo hace el niño pequeño cuando aprende a gatear y caminar y descubre el mundo que le rodea, cuando conoce su cuerpo, socializa con otros niños y también con los adultos, cuando descubre el nombre de los colores, los sonidos y los sabores. Dejemos que juegue con las letras, los números, las formas.

Reforzar el aprendizaje, aprender métodos de estudio con independencia, mantener la atención y concentración son tareas para hacerlas en clase con los expertos en aprendizaje escolar. Los niños necesitan descansar, compartir con la familia, con los hermanos y jugar con libertad.

LOS NIÑOS NECESITAN LIMITES PARA VIVIR EN SOCIEDAD

Dra. María de los Angeles Núñez
Artículo
image

¿NOS EDUCARON BIEN?

Unos más, otros menos fuimos educados con una disciplina rígida, impositiva, agresiva, autoritaria la cual nos impidió pensar y actuar con autosuficiencia e independencia porque se esperaba nuestra sumisión. Esta modalidad de educación no respeta a la persona y surge de la inseguridad del padre o madre, quien ordena e impone a su hijo o hija, exige obediencia muchas veces sin razón ni necesidad y castiga dependiendo de su estado de ánimo.

Pese a tantos cambios del nuevo milenio, muchos padres siguen creyendo, equivocadamente, en la eficacia de este método de educación y se resisten a aprender estrategias educativas diferentes para estimular el crecimiento de sus hijos. Otros no lo hacen por desconocer formas distintas de educar o desconfían de fórmulas menos rígidas por pensar que no serán efectivas.

BUSCANDO CAMBIOS

Afortunadamente, sí hay padres y madres quienes buscan cambios; muchos aplican formas distintas de conseguir cumplimiento de normas y reglas, tratan diferente a sus hijas e hijos, pues han analizado su propia experiencia y no quieren repetir errores de métodos pasados.

Para lograr estos cambios, es básico reflexionar sobre una pregunta: ¿por qué los niños deben obedecer? Muchos responden: “Porque los padres saben lo que les conviene a los hijos”, o “Porque los adultos tienen la razón”. Sin embargo, esto no siempre se cumple.

“MI HIJO NO ME OBEDECE”

Cada día es más complicado para padres y maestros conseguir obediencia de los niños/as. Entonces, cabe otra pregunta: ¿Qué es obedecer? Es someterse a la voluntad ajena y ejecutarla, en contra del deseo propio porque no se ve la necesidad ni la conveniencia personal al hacerlo. Si una persona reconoce SU beneficio para hacer determinado acto lo realizará por convencimiento, no por obediencia.

¡YO HAGO LO QUE QUIERO!

Por naturaleza, el ser humano busca la satisfacción de sus necesidades, busca el placer y por esto, desde muy pequeñitos, los niños quieren hacer su voluntad y cumplir sus deseos y gustos. Desde la temprana infancia quieren imponerse a los demás, desarrollar su autonomía y probar sus alcances, se resisten a los NO dichos por los adultos con todas sus fuerzas y saben muy bien donde hacer los berrinches para conseguir lo que quieren. Muchos crecen así y siendo adultos continúan imponiéndose. Es importante aprender, lentamente, que la voluntad propia tiene un límite: la voluntad del otro.

¿COMO SE TOLERAN LAS FRUSTRACIONES?

Para aprender cuales son los límites propios debemos considerar la tolerancia a la frustración, o sea, la capacidad innata para esperar la satisfacción de una necesidad, aceptar los NO, cambiar un objeto por otro para realizar los deseos, aceptar normas, reglas, límites. Muchos niños nacen con muy baja tolerancia a la frustración y tienen grandes dificultades para enfrentarlas en forma adecuada, y este suele ser otro motivo más para querer imponerse con su voluntad y no aceptar los pedidos de los adultos.

A muchos padres y madres les resulta muy difícil educar a sus hijos: desconocen las características de crecimiento de cada edad y en ocasiones sobre estimulan, exigen comportamientos para los cuales los niños no tienen la madurez suficiente. O al contrario, sobre protegen y les tratan como más pequeños. Si el niño o niña tiene baja tolerancia a la frustración la situación se complica más porque le consienten en todo para evitar problemas, berrinches o perder la paciencia. Cuando los padres se sienten culpables por su ausencia, descuido o abandono de los hijos, también tienden a consentirles en todo y compensar sus culpas. El resultado son niños no educados.

Cuando los padres imponen un comportamiento en forma muy rígida, la respuesta de sus hijos es de oposición o rebeldía porque no quieren hacer la voluntad de los padres, no ven su utilidad y además, ellos están impidiendo la satisfacción de su necesidad básica: jugar.

Estos niños acostumbrados a hacer su voluntad, a ser complacidos por todos continúan su crecimiento sintiendo que merecen hacer lo que quieren, imponerse, ser los dueños de las decisiones y esto es…. un riesgo muy grande.

CAMBIO DE ESTRATEGIAS

Por lo expuesto, el cambio en las estrategias de educación de los niños debe empezar en casa. La mejor manera de aprender es en forma placentera, sin imposiciones ni métodos agresivos y autoritarios. Los niños y niñas aprenden con sorprendente facilidad jugando, en su ritmo y lo correspondiente a su edad y madurez. Todas las personas aprendemos solo lo necesario, lo útil en un momento dado; todo lo demás, simplemente lo olvidamos. Con estos dos criterios podemos comenzar un cambio importante.

Un ejemplo: muchas madres imponen qué se debe comer y la hora. En su lugar, se puede invitar al niño a comer su preferencia, presentada en forma atractiva y sabrosa (lo sano no tiene porqué ser desagradable al paladar). No es aconsejable distraerle con juegos ni televisión, pero sí hacer un momento agradable y divertido el tiempo para comer. Si el niño sabe que le espera su comida preferida, le será más fácil postergar su juego.

Ante cada actividad es básico anticipar a los niños lo que viene: “Hijo, termina tu juego, pues en 5 minutos iremos a dormir”. También es importante invitar en lugar de ordenar. Además, conviene acordar las consecuencias (no castigos) al no cumplirse una regla previamente acordada por todos en un proceso de negociación. Cuando los niños participan en el establecimiento de las reglas, normas o límites, les resulta más fácil cumplirlos.

Progresivamente los niños necesitan estímulo para la autosuficiencia e independencia en su atención personal: aseo, cambio de ropa, arreglo de sus pertenencias y su habitación y el inicio de la participación y colaboración en actividades familiares: comidas y arreglo de la casa. Así se sientan las bases para la solidaridad.

Para esto, se realiza la asamblea familiar donde participan los padres y los niños. Se acuerda analizar un tema, ejemplo: los deberes de la escuela. Se aclara que son un requerimiento escolar para que los niños realicen en casa (evitando la participación de los padres); cada niño, por decisión propia decidirá a qué hora los hará. Así, los niños descubren que sí tendrán tiempo para jugar y divertirse. Por último, se decide sobre las consecuencias al no cumplir esta responsabilidad. (En lo personal, no estoy de acuerdo con los deberes, pues considero que todo aprendizaje escolar debe hacerse en clase con los expertos).

Esta asamblea familiar sirve para definir temas como: el buen trato, el cual engloba el respeto a los demás, o sea a los hermanos y a los padres, respetar sus pertenencias, los espacios y objetos de las áreas familiares (sala, comedor, baños). Por lo tanto, la participación y colaboración de todos en las actividades familiares son temas importantes para tratarse en la asamblea.

A MANERA DE RECOMENDACIONES

  1. Cuando los niños tienen mucha dificultad para aceptar los NO de los padres, es conveniente analizar si podemos cambiar tanto NO. Por favor, haga una lista de todos los NO que le dice a su hijo en el lapso de un día. ¿Sorprendido de su gran cantidad? Ahora trate de decir lo mismo sin usar el NO, decirlo en forma positiva. Ejemplo: Si se le dice al niño: “No juegues con la pelota en la sala”. ¿Cómo se puede decir lo mismo sin el NO y en forma positiva? Se puede decir: “Hijo juega con la pelota en el patio”.

    En la primera respuesta está la prohibición completa, sin alternativa; en la segunda respuesta no se permite el lugar (la sala) y se le da otra alternativa para jugar con la pelota: “en el patio”.

    De esta manera, el niño no se opondrá al NO, ¡porque no lo hay!

  2. Anticipe la realización de una actividad para que el niño termine su actividad y motive sobre lo que vendrá. Ejemplo: “Hijo, termina tu juego porque en 5 minutos vas a bañarte con tus juguetes preferidos y puedes seguir jugando mientras te bañas”. (cambiar una actividad por otra igual o más placentera es más sencillo).

  3. Invite a su hijo o hija a realizar cualquier actividad en lugar de obligar o imponer. Ejemplo: “Hijita, es hora de dormir, ¿nos vamos a poner la pijama? Te invito a escuchar un cuento para dormir, tu escogerás cual quieres.”

  4. Explique con palabras sencillas los motivos por los cuales es importante hacer lo que se le pide. Ejemplo: debemos cepillar los dientes para que se limpien, sigan blanquitos, sin que se enfermen y la boca sepa rico y fresquita. Reflexione con él la importancia de la limpieza y escuche sus motivos para no hacerlo para ayudarle a resolver sus inconvenientes.

  5. Recuerde que el método más eficaz para el aprendizaje es el juego, por lo tanto, cualquier pedido hecho al niño se puede hacerlo jugando. Ejemplo: si continúa el rechazo a lavarse la boca, se puede invitar a participar de una fantasía: Mira, hijita: el cepillo de dientes se transforma en un micrófono y tu estás en el escenario de un teatro (el espejo del baño puede ser visto como un escenario), canta la canción que más te gusta y luego explica a los niños del público como se deben cepillar los dientes.

  6. Considere el nivel evolutivo de su hijo o hija para pedirle realizar una actividad acorde a su edad y capacidades y motive con aspectos positivos. Ejemplo: “Hijo precioso, eres tan grande, ya tienes 5 años y puedes aprender a tender la cama!!! Yo te ayudo los primeros días y tu pronto serás el especialista en tender tu cama!! ¡quedará super bien!

  7. Organice con su hijo horarios de actividades en casa: hora de llegada, tiempo para almorzar, para descansar, luego hacer la tarea que mandó la maestra y tiempo para jugar y hacer todo lo que le gusta. Cuando los niños se dan cuenta que tienen tiempo para jugar, se sienten más aliviados y cumplen mejor sus responsabilidades.

  8. Invíteles a ser parte del equipo familiar donde todos tienen funciones de su autocuidado (limpiar y organizar su habitación, ordenar y guardar su ropa, juguetes y útiles escolares) y funciones para el bienestar de todos: mantener ordenados los ambientes familiares, participar de actividades para todos: poner la mesa en la cena que prepararon sus padres (de esta manera se empieza a desarrollar la solidaridad y el respeto por los demás).

  9. Use un tono de voz amable, respetuoso y evite los discursos largos.

  10. Complacer a los niños en todos sus gustos no les ayuda a salir de su egocentrismo. Explique que los demás también tienen necesidades, gustos y deseos, al igual que ellos y por tanto, todos se respetaran mutuamente.

  11. Recuerde que los niños aprenden con el ejemplo, muchas veces es más importante una acción que mil palabras. Analice si usted es un adulto obediente, ¿qué está observando su hijo de su comportamiento social?

  12. Más que paciencia, se requiere de creatividad del adulto para ayudar a los niños a entrar en el mundo familiar y social.

  13. El modelo de aprendizaje es caminar: el niño aprende solo, nadie le da discursos de cómo mover los pies ni lograr el equilibrio; solo requiere el estímulo adecuado y oportuno y la protección de sus padres y familiares; si se cae, nadie le castiga, se le consuela y estimula a volver a intentarlo; todo el tiempo se celebra sus logros y se estimula a continuar para ser un experto al caminar.

REFLEXIONES DE GÉNERO DESDE LA PSICOTERAPIA

Dra. María de los Angeles Núñez
ArtículoPublicado en Revista de Terapia Sexual, Sao Paulo, 2009.

Contenido:

Partamos de una reflexión, ¿quién determina lo que es de hombres o de mujeres, femenino o masculino? Hasta hace pocos años, una mujer no podía manejar un auto ni trabajar fuera de casa. Un hombre no era bien visto si atendía a sus hijos o cocinaba para la familia. Aun ahora, cuando un niño es sensible, tierno, prefiere jugar con niñas y no le gusta el fútbol, sus padres temen por su identidad sexual. No así si a su hija le encanta el deporte, viste solo pantalones y no le gusta jugar con muñecas. En algunas situaciones, si una niña hace “cosas de varones” no arriesga su identidad, al contrario si un niño juega con “cosas de niñas”, muchos creen que sí pone en riesgo su masculinidad, de ahí el temor infundado de los padres quienes siguen impidiendo a sus hijos varones expresar sus emociones.

Muchas de las diferencias entre los dos sexos se originan en el valor social de las cosas marcado por el hombre; así, existen cosas que dan prestigio y otras no. Si ser director de banco no diera prestigio sería cosa de mujeres; si fregar platos diera mucho prestigio social, sería cosa de hombres.

Si se pudiera cuidar y atender a los pequeños sin las diferencias puestas por los adultos sobre los juegos para niños y niñas, ellos y ellas jugarían indistintamente con todos los juguetes. Recién a partir de los 3 o 3,6 años los chicos pueden responder a la pregunta si son niños o niñas y no siempre porque reconozcan sus genitales y las diferencias físicas de cada sexo. Conforme crecen, las diferencias sexuales se marcan más y por la influencia de la educación, la sociedad y la cultura los varones se imponen como los personajes superiores. ¿Quién lo determinó así? ¿Desde cuándo los hombres son superiores a las mujeres? ¿Hasta cuándo?

Al remontarnos al origen del ser humano, se encuentra que la mujer prehistórica no estuvo sometida al hombre; las comunidades primitivas dependieron de su triple función como procreadora, organizadora y productora. Los conocimientos arqueológicos, históricos y etnográficos demuestran que hasta el inicio de la era agrícola, el desarrollo de las estructuras psico-sociales y de los adelantos técnicos los cuales posibilitaron la civilización, fue obra de mujeres. Las primeras organizaciones sociales fueron matriarcales; el parentesco se determinaba por la vía materna, se sabía quien era la madre, pero no quien era el padre.

Al evolucionar estas agrupaciones en el campo social y económico, el hombre necesitó tomar posesión de la tierra y para heredar a sus hijos era imprescindible determinar con precisión su paternidad. Esto requería también tomar posesión de su mujer para garantizar la pertenencia de su prole. Con el transcurrir de los siglos, el hombre se impuso en el campo económico, social, político, religioso, militar. Y la mujer fue relegada dentro de casa a realizar tareas para el cuidado y atención de los hijos. Esta diferencia entre hombres y mujeres fue profundizándose tanto hasta determinar una injustificada desigualdad entre los sexos, con una irreal superioridad del hombre sobre la mujer.

Por otro lado, no se puede precisar el momento cuando hombres y mujeres fueron víctimas de importantes y determinantes ataques. La mujer, al ser relegada a las tareas domésticas, sufrió un ataque a su capacidad intelectual y productiva, ataque trasmitido de generación en generación, hasta llegar al convencimiento de ser menos inteligente frente al hombre. Su existencia dependía de él y era de su propiedad. No tenía el privilegio de pensar, estaba al servicio exclusivo del hombre, quien tomaba las decisiones en todos los ámbitos. Sí podía sentir y, por esto, fue considerada como débil. Fue víctima de una doble moral, lo permitido al hombre era prohibido para ella. Paradójicamente, era la responsable de la educación de su prole, ¿cómo lo hacía si no era inteligente?

El hombre sufrió un ataque diferente. Como la sociedad valoraba la fortaleza e inteligencia, debía ser fuerte e inteligente, no podía expresar ningún sentimiento; menos aun: estaba prohibido de sentir afecto, miedo, inseguridad, tristeza, dolor. Estaba obligado a ser fuerte en todo aspecto y no sentir. Ya que sentir era, “ES cosa de mujeres”. Esto le ha llevado a un desnivel en su proceso de madurez, ya que se desarrolla en el campo intelectual, pero en el emocional no madura, pues no aprende a reconocer sus emociones ni a manejarse con estas. Tampoco desarrolla su capacidad de identificar los sentimientos de los demás y responder adecuadamente a los mismos. Con el bloqueo afectivo y con la negación de su sensibilidad, el hombre se vuelve un ser más débil, no más fuerte como muchos suponen.

Y así llegamos a la segunda mitad del siglo pasado cuando las mujeres decidieron rebelarse y cambiar. “Recuperar” su capacidad intelectual y productiva, no fue muy complicado porque son características valoradas y estimuladas por la sociedad moderna. Las mujeres buscaron la educación y se dieron modos para reemplazar paulatinamente a los hombres en el campo laboral.

En el Ecuador, este proceso se evidenció en los últimos cuarenta años. Ahora la mujer ocupa el lugar que se propone en el estudio y el trabajo y demuestra un nivel competitivo creciente día a día. Su cambio es la evidencia de una evolución especial: es un ser social y económicamente productivo y continúa ejerciendo su maternidad y encargándose del cuidado y atención de sus hijos, aunque muchas veces lo hace sola. Integró sus capacidades intelectuales y emocionales. Me siento orgullosa de ser parte de este cambio, de observarlo, vivirlo y el reto de desarrollarlo.

¿Y qué ocurrió con los hombres? Sus cambios son más lentos. En el campo laboral ven a las mujeres como rivales y con dificultad aceptan igualdad de derechos y obligaciones. O al contrario, dejan de lado las diferencias físicas y en algunas esferas pretenden someter a hombres y mujeres a tareas y ejercicios de igual exigencia. En los hogares, se ocupan más de los hijos en los cuidados cotidianos, pero muchos sienten que lo hacen por “ayudar” a las madres. Pocos realizan tareas domésticas como producto de una justa división del trabajo, aunque ahí también “ayudan” a la mujer. La gran mayoría espera ser atendido por su esposa, sin importar si ella trabaja en jornadas laborales iguales a las suyas y está tan cansada como él. Son pocos los hogares donde todos -papá, mamá, hijos/as- desempeñan funciones como un equipo sin desvalorizarse en las tareas ni cómo se realizan.

En la relación de pareja se pueden observar algunos aspectos significativos. La mujer necesita y busca mantener una relación con un hombre quien le considere igual a él; ya no quiere un supermacho para ser mantenida, espera su ternura, afecto y expresión de sus sentimientos, que respete los suyos y no espere de ella estar siempre bien, sana y emocionalmente estable.

Muchas sienten que es mejor callar sus pensamientos, sentimientos y criterios para evitar peleas y conflictos; siempre deben dar la razón al hombre, él es dueño de la verdad y no acepta errores. Si están en desacuerdo, y ella lo manifiesta, él se enoja tanto que puede agredirle física o psicológicamente. Todavía hay hombres quienes esperan la sumisión de SU mujer y que no le contradiga, le cuide y atienda y se ocupe de satisfacer todas sus necesidades.

Esto es parte del machismo, el cual no muestra la superioridad del hombre, sino su extrema dependencia frente a la mujer. Un hombre machista no es autosuficiente, no puede valerse por sí mismo y requiere de una mujer para su cuidado cotidiano. Para garantizarse esta atención y asegurarse en la dependencia, somete a la mujer.

Muchos hombres y mujeres están atrapados en la creencia que la diferencia entre ellos justifica la desigualdad entre los sexos, más aun la superioridad del hombre sobre la mujer. El siglo XX permitió a las mujeres alcanzar el derecho a ser personas, desde lo social y lo laboral el derecho al voto, a disponer de bienes heredados, a la maternidad-paternidad compartida, el derecho a legitimar sus conquistas, a la educación, a ser dueñas de sus cuerpos, el derecho al placer, siempre combinado con la ternura. Me pregunto y les pregunto: ¿cómo siente y se siente la mujer en los comienzos del tercer milenio? Ustedes mujeres, ¿qué tipo de mujer quieren ser?

Desde la psicoterapia, es importante reflexionar sobre la mujer y el hombre como psicoterapeutas y como pacientes. ¿Habrá diferencias? La mujer como paciente planteará a su terapeuta –hombre o mujer— su problemática como ser humano, su ser mujer, su identidad, su cambio, su visión del mundo, su sexualidad, sus sentimientos, sus necesidades, su relación con los hombres, su triple función como procreadora, organizadora y productora, funciones mantenidas desde la prehistoria. ¿Cuál será la respuesta de su terapeuta?

Si su terapeuta –hombre o mujer- también se ha cuestionado y resuelto su rol sexual, su identidad y su visión de equidad, ayudará a su paciente en su crecimiento personal. Si su terapeuta –hombre o mujer- no ha resuelto en sí mismo su visión de género, está lejos de cuestionarse sobre sus roles sexuales y no ha integrado sus emociones como parte de su ser, su trabajo terapéutico será un factor iatrogénico, es decir dañará en lugar de mejorar.

Desde mi experiencia en la consulta privada, son más mujeres quienes consultan. Muchos creen que es porque están más “locas”. No es así, son las mujeres quienes más reconocen necesitar ayuda y la solicitan. A muchos hombres les cuesta aceptar no poder resolver por sí mismos sus conflictos y lo postergan o lo niegan. Hombres y mujeres acuden a consulta porque tienen trastornos emocionales similares: en su personalidad, problemas de pareja, con su familia, en sus trabajos, con sus nuevos roles sociales, familiares y personales.

Desde la psicoterapia o fuera de ésta, es momento también para que los hombres se cuestionen ¿qué tipo de hombre quieren ser? Si no reflexionan sobre su tradicional masculinidad, su evolución como seres humanos más integrales, capaces de desarrollar sus capacidades intelectuales y emocionales en forma armónica, si son los primeros en mantener y alimentar las diferencias sexuales para ubicarse en una falsa superioridad, corren el riesgo de no crecer ni desarrollarse, sin importar si su función laboral sea director de banco, militar, abogado o terapeuta. Necesitan cuestionarse sobre su nueva identidad. Ellos fueron atacados en sus sentimientos, recuperarlos e integrarlos costará más y tomará más tiempo, porque las emociones no son valoradas; se necesitó llamarlas “inteligencia emocional” para ser tomadas como aspecto importante del ser humano.

Las mujeres y los hombres ya no son los de antes. Sus funciones maternas y paternas, sus roles sexuales no son los mismos. Las diferencias entre hombres y mujeres están dadas más por aspectos educativos, sociales y culturales. Esas diferencias que antiguamente les alejaba y distanciaba deben desaparecer para dar lugar a seres humanos más integrales, más enriquecidos, con roles menos excluyentes y exclusivos de cada uno. Nuestras identidades femenina y masculina están en crisis. Ojalá nos acerquemos más y podamos ser mejores seres humanos. Necesitamos considerar nuestras diferencias para llegar a la equidad, es decir para mantener una disposición de ánimo para darnos a cada uno lo que merecemos.

VIOLENCIA: SINTOMA PERSONAL Y SOCIAL

Dra. María de los Angeles Núñez
ArtículoPublicado en Revista HAVRE, mayo 2008.

Contenido:

Todos los días los noticieros en radio, prensa y televisión están inundados de información, fotografías y comentarios sobre acontecimientos de extrema violencia, llevando a todos a incrementar su sentimiento de inseguridad, incertidumbre y temor por sus consecuencias e impotencia al no encontrar la fórmula adecuada para enfrentarla.

En un intento de comprender esta situación preocupante, es importante realizar una diferenciación entre agresividad y violencia. La primera es un instinto innato al ser humano, con diferentes manifestaciones a lo largo de la vida; en su inicio le sirve al bebé para pasar de la alimentación de succión a la de masticación e introducirse activamente en el medio circundante; más adelante es útil para aprender a defenderse. En muchas ocasiones, cuando un niño no consigue lo que quiere, no satisface su necesidad, es decir cuando se frustra, puede reaccionar en forma agresiva e impulsiva.

La agresividad permite a la persona luchar contra las dificultades y realizar cambios importantes en su ambiente. Esta es una agresividad positiva y necesaria para la sobrevivencia del individuo. Sin embargo, se torna negativa o patológica cuando se dirige contra la misma persona (autoagresión), daña a otros o a objetos del medio. Se trata de violencia, la cual se manifiesta en reacciones de fuerza, impacto, imposición, dominio, ira, enojo, con expresiones de gritos, amenazas, golpes; está originada por una acumulación de frustraciones al no ser satisfechas necesidades importantes.

Una persona reacciona violentamente por un conflicto interior que no puede resolver. Sentimientos propios del ser humano como odio, envidia, rivalidad, resentimiento, venganza, egoísmo, intolerancia, frustración pueden descargarse en forma violenta y originar conflictos muy serios a nivel emocional. En estas situaciones, la violencia es un síntoma personal y se necesitará de ayuda profesional para encontrar sus causas y solucionarlas.

La violencia está dentro de las familias cuando los padres se agreden entre ellos, usan castigos para educar a los hijos, fomentan competencia entre ellos, trasmiten intolerancia por diferencias de raza, género, religión, nivel social y económico, orientación sexual, cuando permiten el uso indiscriminado de juegos de video por el daño que causan. O cuando abandonan a sus hijos.

Una persona también es violenta cuando se convierte en portavoz de la frustración social y su acción es la expresión de todo un grupo o de una sociedad, que lucha por obtener un beneficio sin lograrlo. En estos casos, la violencia es un síntoma social, el cual indica el estado de insatisfacción más o menos generalizado y profundo de ese entorno, frente a dificultades económicas y sociales, aumento del costo de la vida, diferencias marcadas, discriminaciones, abusos, delincuencia, desempleo, hambre, incertidumbre, temor frente al futuro, impotencia cada vez mayor.

A lo largo de la historia, se encuentran manifestaciones de violencia respaldada por ideologías, búsqueda de poder, e inclusive por reivindicaciones sociales, quizás justificadas en esos momentos, pero hoy se consideran crímenes imperdonables contra los seres humanos. Aquí cabe la pregunta, ¿por qué tantos padres mandan a sus hijos a morir en guerras injustificadas? Por poder, económico y político, matan a sus hijos.

Frente a la violencia, unas veces somos víctimas y otras victimarios. Somos víctimas cuando nos maltratan en un almacén, al cruzar una calle, en el trabajo, con fanatismos deportivos, políticos, religiosos, ante decisiones equivocadas de los mandatarios. Somos victimarios al olvidarnos la buena educación, castigar a los hijos cuando no sabemos otras formas mejores de educarles, al imponer nuestro criterio irrespetando a los demás. Somos víctimas cuando no podemos reclamar un trato justo. Somos victimarios cuando no aceptamos un reclamo y creemos tener siempre la razón, imponemos nuestro criterio y exigimos sumisión.

Para sus autores, el objetivo de la violencia siempre está justificado y nunca se equivocan. Para las víctimas, directas o indirectas, jamás podrá ser aceptado, mucho menos apoyado y de ninguna manera propiciado.

¿La violencia está justificada en alguna ocasión? ¿La mujer al defenderse de su agresor, los niños al reclamar un buen trato, los jóvenes al luchar contra injusticias sociales, las sociedades al cuestionar a sus mandatarios? Aquí se trata de un acto defensivo contra quien atacó o dañó primero.

Desde pequeños, dentro de las familias y en toda la sociedad, nos obligan a convivir con violencia, a hacerla parte de nuestras vidas, a tomarla como algo “normal”, al punto de fomentarla con nuestras actitudes conscientes o inconscientes y originar mucha confusión por valores mal entendidos y contradictorios. Esto es muy peligroso, pues se revierte contra la propia persona.

Ante estos síntomas sociales expresados con violencia, ¿existe una cura?

Andrés Flores Colombino en su libro “Sobre la vida y la esperanza”, explica que a ese componente natural de la agresión, a su base genética, se la puede educar para la no violencia, cambiarla por influencia de la cultura. Se puede educar para la paz, porque a decir de este autor uruguayo “la paz es creativa, expresión del amor y escenario natural de la felicidad humana”.

¿Cómo lograrlo? Creciendo todos con amor, respeto, generosidad, equidad, confianza, tolerancia, solidaridad, consideración, seguridad y autoestima. Aprendiendo desde pequeños a rectificar los errores, a buscar alternativas de solución a los problemas, a enfrentar las frustraciones con perseverancia. Para esto, necesitamos que padres, maestros, políticos, todos los actores sociales dejen a un lado sus intereses personales, resuelvan sus propios conflictos y eduquen a los niños y niñas con una nueva esperanza de vida.

RECOMENDACIONES

  1. ¿Muchos le dicen que está muy violento? Reconozca el problema, encuentre su origen y busque ayuda profesional para un cambio más efectivo.
  2. Todos necesitamos aprender a rectificar errores, buscar alternativas de solución a los problemas y enfrentar las frustraciones con perseverancia, sin violencia.
  3. Para educar sin violencia, es importante revisar los modelos de educación que se aplican con los hijos y buscar nuevas y efectivas estrategias con afecto y respeto.
  4. Evite fomentar reacciones de violencia: converse con sus hijos sobre los programas de televisión, controle uso de computadores, celulares y juegos de video, ayúdele a descargar energía con actividad física.

SEXUALIDAD Y TERNURA: UNA EXPRESION DE VIDA

Dra. María de los Angeles Núñez
ArtículoPara mayor información sobre la sexualidad en la infancia, consulte de mi autoría DIME COMO ES, colección de libros de formación sexual para niños, niñas y grandes también, Primer Premio a la mejor publicación en Educación Sexual.

Contenido:

En ocasiones me pregunto: ¿por qué es tan difícil para muchas personas hablar de sexualidad? ¿Por qué hay tantas resistencias para llevar adelante programas importantes de educación sexual? Quizás uno de los motivos sea el gran desconocimiento existente sobre el tema; aunque todos hemos recibido algún tipo de educación sexual, la mayoría de veces ha sido inadecuada, parcial y pecaminosa, lo cual origina y mantiene grandes prejuicios que requieren modificarse. Empecemos.

¿QUE ES SEXUALIDAD?

Es un instinto, una fuerza impulsora con la cual nace el ser humano, tiene distintas expresiones en las diferentes épocas de la vida y solo termina con la muerte. Tiene su base en las características biológicas del hombre y la mujer, a las que se integran los aspectos psicológicos, sociales, educativos, culturales e históricos para la construcción de su identidad y orientación sexuales.

Sexualidad también es el conjunto de sensaciones placenteras brindadas por el cuerpo desde el nacimiento a través de los sentidos: sabores agradables en la boca, la música y palabras tiernas dichas al oído, todo lo que miramos, colores y olores de una gran gama, las sensaciones en la piel, el viento, el aire, el agua, los abrazos, las caricias, el contacto con otras pieles. Estos son placeres sentidos toda la vida. Además, a la sexualidad le acompaña la expresión de ternura y afecto hacia quienes queremos.

Muchas veces se confunde sexualidad con genitalidad. Esta es el resultado del desarrollo de los distintos componentes de la sexualidad durante los primeros años de vida, por tanto es parte de ella, se manifiesta desde la adolescencia en las relaciones sexuales y participa en la procreación.

Para muchas personas, la genitalidad tiene el único objetivo de la reproducción de la especie; de este modo, no se diferencia de la reproducción en el mundo animal y las relaciones sexuales son actos mecánicos sin el encanto del placer al compartir un momento de intimidad. Por lo tanto, a esta expresión biológica de las relaciones sexuales, es trascendental incorporar los sentimientos que unen a la pareja: amor, respeto, solidaridad, confianza, ternura, con los cuales el placer sentido y compartido cuando se “hace el amor” lleva a un crecimiento individual y a un fortalecimiento del vínculo con su pareja.

Sin embargo, precisamente este placer origina mucho miedo y ha llevado a través de los siglos, a la creencia que la sexualidad y la genitalidad son algo malo y pecaminoso y por lo tanto, prohibido.

La SEXUALIDAD es toda expresión de vida del ser humano. Es aquello que define su existencia, nada de lo que es, hace, siente o piensa escapa de su realidad sexual. La sexualidad es un elemento que integra, sostiene y define la personalidad.

SEXUALIDAD EN LOS NIÑOS

Desde esta concepción integral, en los niños y niñas se debe hablar de sexualidad, más no de genitalidad. Esta sexualidad se manifiesta en un deseo de experimentar con su cuerpo, conocerle y descubrir el placer que proporciona; en las primeras etapas, estos aspectos se desarrollan en la relación tan especial con su mamá. Además, está estrechamente vinculada con la curiosidad sexual infantil expresada en su comportamiento, juegos, observaciones y solo más tarde con preguntas.

La curiosidad sexual de los niños gira alrededor de cuatro temas: cómo es mi cuerpo, cómo es tu cuerpo, los nacimientos y de qué manera se hacen los bebés. Para resolverla requieren de padres que les dejen en libertad de descubrir su cuerpo y den respuestas claras, sencillas y tiernas para iniciar la formación sexual integral la cual junta la expresión biológica con el afecto. (1)

En los primeros años de la escuela, la curiosidad sexual de los niños/as se mantiene si sus intereses previos no fueron respondidos en forma adecuada y oportuna.

Con el inicio de la pubertad y los cambios físicos corporales, los chicos muestran intensa curiosidad por sus cuerpos, se asustan de su crecimiento, se interesan por el cuerpo de los otros, la relación con las personas del otro sexo cambia también. Con la menstruación y la eyaculación se inicia la genitalidad, es decir la posibilidad de iniciar las relaciones sexuales.

HABLEMOS DE LOS ADOLESCENTES

La sexualidad en los adolescentes tiene una expresión intensa y confusa. Es una etapa de experimentación y re-descubrimiento de sus propios cuerpos: buscan sentir sensaciones distintas y placenteras, prueban sus capacidades y fuerza corporal, sienten mayores cambios físicos y emocionales y quieren tener relaciones sexuales; es decir, comienza la genitalidad y por tanto, la posibilidad de la procreación.

Un inicio sexual adecuado, oportuno y responsable, vivido como parte de un vínculo afectivo, puede llevarles a un conocimiento erótico de sí mismos y de los otros sin teñirles de consecuencias poco favorables que dañen su vida.

Para esto, necesitan de adultos comprensivos quienes les ayuden a pensar cuándo iniciar sus relaciones, con quien, de qué manera, donde y para qué. Las respuestas a estas preguntas es una importante reflexión que permite postergar el inicio sexual y contribuye en su madurez emocional, a más de fortalecer la comunicación y continuar con su formación sexual integral.

¿Y QUE OCURRE CON LOS ADULTOS?

¿Acaso ellos viven su sexualidad en forma más libre y placentera? También necesitan re-conocer sus cuerpos, exteriorizar con su pareja sus gustos, sus placeres y juntos avanzar por el mundo del amor. Hombres y mujeres requieren descubrir cómo hacer el amor con mucho más placer. Por lo tanto, si la pareja se ama y sus instintos se juntan, hacer el amor será algo que fluya.

Poco a poco se va cambiando la actitud de los hombres quienes fueron educados para ser los supermachos, siempre dispuestos a responder físicamente, dejando a un lado sus emociones. También van cambiando las mujeres que debían reprimir su sexualidad antes del matrimonio y estaban prohibidas de sentir placer porque era un pecado o serían mal juzgadas.

Hasta hace poco las relaciones sexuales eran una gimnasia. Cada vez cobran más importancia los llamados juegos sexuales con los cuales, tanto el hombre como la mujer descubren y disfrutan del placer de los cuerpos, los olores, los sonidos, el tacto, la lengua, las caricias, las miradas. Los hombres se permiten ser más pasivos y tiernos y las mujeres más participativas y espontáneas. Ambos están descubriendo relaciones sexuales más placenteras, de comunicación, amor y ternura, donde la procreación no es lo fundamental, pero sí disfrutar de un momento erótico que fortalezca su vínculo y les lleve a un crecimiento individual y de pareja.

MIEDO AL PLACER

El ancestral miedo al placer partió del desconocimiento de la sexualidad y todos sus componentes y llevó a dejar de lado estos aspectos hermosos y humanos que son parte de ella: amar el cuerpo para cuidarle, querer a las otras personas y respetarles, lograr una identidad femenina y masculina que trascienda los cuerpos, enamorarse, formar una pareja, desear y concebir un hijo para amarle y cuidarle, realizar proyectos de vida importantes y valiosos, sentir satisfacción en el trabajo, mantener el impulso para seguir adelante y progresar. Con todo esto, se revaloriza la capacidad de amar de los seres humanos que tan venida a menos está.

AL RESCATE DE LA SEXUALIDAD Y LA TERNURA

La sexualidad no es un aspecto que se debe informar para ser aprendido desde lo intelectual. La sexualidad amerita una formación integral donde se junte la expresión biológica con el amor, la ternura y de lugar a un placer diferente; esta formación comienza con los niños más pequeños para sentir, querer y cuidar sus cuerpos; continúa con los adolescentes para que inicien sus relaciones sexuales en una forma adecuada, responsable y sana y para que los adultos se liberen de todos los prejuicios, mitos y prohibiciones que tanto daño han causado.

Desde mi experiencia, este enfoque distinto de la sexualidad tiene mucha acogida y su gratificante respuesta es inmediata, lo cual estimula y compromete más mi tarea, proporcionándome un placer muy especial.

¡YO NO QUIERO OBEDECER!

Dra. María de los Angeles Núñez
Artículo

Contenido:

Fuimos educados con una disciplina rígida, impositiva, agresiva, autoritaria la cual nos impidió pensar y actuar con autosuficiencia e independencia porque se esperaba nuestra sumisión. Esta modalidad de educación no respeta a la persona y surge de la inseguridad del padre o madre, quien ordena e impone a su hijo o hija, exige obediencia muchas veces sin razón ni necesidad y castiga dependiendo de su estado de ánimo. Muchos padres creen, equivocadamente en la eficacia de este sistema y se resisten a aprender estrategias educativas diferentes para estimular el crecimiento de sus hijos.

Para empezar un cambio, es básico partir de una reflexión: ¿por qué los niños deben obedecer? Muchos responderán diciendo: “Porque los padres saben lo que les conviene a los hijos”, o “Porque los padres tienen la razón”. Sin embargo, esto no siempre es real.

Muchos padres tampoco saben cómo conseguir obediencia de sus hijos. Entonces, cabe otra pregunta: ¿Qué es obedecer? Es someterse a la voluntad ajena y ejecutarla, en contra del deseo propio porque no se ve la necesidad ni la conveniencia personal. Si una persona reconoce su beneficio para hacer determinado acto lo realizará por convencimiento, no por obediencia.

Los niños necesitan aprender muchas cosas y al mismo tiempo. Quieren hacer su voluntad y satisfacer sus deseos y gustos. Desde pequeños quieren imponerse a los demás, desarrollar su autonomía y probar sus alcances, se resisten a los NO con todas sus fuerzas y saben muy bien donde hacer los berrinches para conseguir lo que quieren. Muchos crecen así y siendo adultos continúan imponiéndose. Es importante aprender, lentamente, que la voluntad propia tiene un límite: la voluntad del otro.

Para este aprendizaje, debemos considerar la tolerancia a la frustración, o sea, la capacidad para esperar la satisfacción de una necesidad, aceptar los NO, cambiar un objeto por otro para realizar sus deseos, aceptar normas, reglas, límites. Muchos niños nacen con muy baja tolerancia a la frustración y tienen grandes dificultades para enfrentarlas en forma adecuada.

A muchos padres y madres les resulta muy difícil educar a sus hijos: desconocen las características de crecimiento de cada edad y en ocasiones sobre estimulan, exigen comportamientos para los cuales no tienen la madurez suficiente; o al contrario, sobre protegen y les tratan como más pequeños. Si el niño o niña tiene baja tolerancia a la frustración la situación se complica más porque le consienten en todo para evitar problemas, berrinches o perder la paciencia. Cuando los padres se sienten culpables por su ausencia, descuido o abandono de los hijos, también tienden a consentirles en todo y compensar sus culpas. El resultado son niños no educados.

Cuando los padres imponen un comportamiento en forma muy rígida, la respuesta de sus hijos es de oposición o rebeldía porque no quieren hacer la voluntad de ellos, no ven su utilidad y además, les impiden la satisfacción de su necesidad básica: jugar.

Es trascendental un cambio en las estrategias de educación de los hijos. Las personas aprendemos solo lo que necesitamos aprender, lo útil en un momento dado; todo lo demás, simplemente lo olvidamos. La mejor manera de aprender es en forma placentera, sin imposiciones ni métodos agresivos y autoritarios. Los niños y niñas aprenden con sorprendente facilidad jugando, en su ritmo y lo correspondiente a su edad y madurez.

Un ejemplo: los niños necesitan de una corta y reiterativa explicación sobre lo saludable y refrescante de lavarse los dientes y si lo hacen como un juego lo harán mejor. En la imaginación de Mateo, su cepillo de dientes es un micrófono; como le encanta cantar, todas las noches canta su canción preferida frente al espejo y luego cepilla sus dientes. ¡Es tan divertido!

Muchas madres imponen qué se debe comer y la hora. En su lugar, se puede invitar al niño a comer su preferencia, presentada en forma atractiva y sabrosa (lo sano no tiene porqué ser desagradable al paladar). No es aconsejable distraerle con juegos ni televisión, pero sí hacer un momento agradable y divertido. Si el niño sabe que le espera su comida preferida, le será más fácil postergar su juego.

Ante cada actividad es básico anticipar a los niños lo que viene: “Hijo, termina tu juego, pues en 5 minutos iremos a dormir”. También es importante invitar en lugar de ordenar.

¿Y qué hacer con los hijos más grandes? Conforme crecen, las reglas y normas también crecen y cada vez les resulta más difícil aceptarlas y cumplirlas. Por lo tanto, amerita mostrar su beneficio personal para que lo acepten. Cuando los niños participan en la decisión de la regla, de las normas o límites, les resulta más fácil cumplirlos.

Para esto, se usa la asamblea familiar, donde participan papá, mamá e hijos. Se acuerda analizar un tema, ejemplo: los deberes. Se aclara que son un requerimiento escolar y los padres solo facilitarán su cumplimiento; se analiza con los niños las consecuencias en la escuela si no cumplen y se acuerda, por decisión de cada hijo, a qué hora los realizará y cuánto le tomará, así descubre que sí tendrá tiempo para jugar y divertirse. Por último, el niño decide sobre las consecuencias dentro de casa si no cumple esta rutina.

De esta manera se descarta el uso equivocado de amenazas y castigos y se aprende por convencimiento la utilidad del pedido de los padres y las consecuencias de los actos. Se acuerdan reglas y límites, no se los impone.

Progresivamente se les estimula a la autosuficiencia e independencia en su atención personal: aseo, cambio de ropa, arreglo de sus pertenencias y su habitación y el inicio de la participación y colaboración en actividades familiares: comidas y arreglo de la casa.

En estos procesos es importante encontrar un equilibrio entre permitir y poner límites lo cual ayuda a los niños a aprender a vivir en sociedad y les estimula en su crecimiento.

Libros

  • image

    Colección "DIME CÓMO ES"

    • LIBRO # 1: DIME CÓMO ES…. MI CUERPO.
    • LIBRO # 2: DIME CÓMO ES…. TU CUERPO.
    • LIBRO # 3: DIME CÓMO ES…. MI NACIMIENTO Y COMO SE HACEN LOS BEBÉS.
    • LIBRO PARA PADRES: DIME CÓMO ES…. MI HIJO Y SU SEXUALIDAD.
  • image

    LIBRO # 1: DIME CÓMO ES…. MI CUERPO.

    • Niños y niñas descubren cómo es su cuerpo en su relación y contacto con su madre.
    • Conforme crecen necesitan descubrir más sobre su cuerpo y el nombre de sus partes.
    • Importancia de la lactancia y la atención de la madre a su bebé.
    • La convivencia familiar en medio del afecto y la solidaridad.
  • image

    LIBRO # 2: DIME CÓMO ES…. TU CUERPO.

    • Los niños y niñas conocen el cuerpo de sus iguales; se observan, juegan, imitan.
    • Se comparan con hermanos mayores (tíos o primos), con sus papás; observan sus cuerpos, preguntan y quieren asegurarse que al crecer serán como ellos.
    • Aprenden a querer, respetar y cuidar su cuerpo y respetar el cuerpo de los otros.
    • Desarrollo inicial de su identidad sexual.
    • Socialización de niños y niñas.
  • image

    LIBRO # 3: DIME CÓMO ES…. MI NACIMIENTO Y COMO SE HACEN LOS BEBÉS.

    • De una manera clara, sencilla y muy tierna se explica a los niños sobre el nacimiento, los sentimientos de los padres al recibir a su bebé; cuidados y atención al recién nacido.
    • El aspecto que más preocupa a los padres: “cómo se hacen los niños”; esta explicación se realiza con sencillez y afecto, remarcando la importancia fundamental de la explicación biológica junto al amor y la ternura.
  • image

    LIBRO PARA PADRES: DIME CÓMO ES…. MI HIJO Y SU SEXUALIDAD.

    • Explicación del desarrollo psicosexual de niños y niñas, manifestación de su curiosidad sexual y la manera de responder a la misma en una forma clara y afectuosa, considerando la edad de los niños y niñas.
    • Guía del uso de los libros para los niños y niñas.
  • Los tres libros para los niños y niñas están desarrollados como una historieta ilustrada con personajes: Gabriela y José Miguel viven situaciones familiares muy frecuentes y manifiestan su curiosidad sexual. Sus padres les comprenden mucho y les explican con sencillez, claridad y ternura estos temas, pues quieren ayudarles a crecer más sanos y sintiendo que la sexualidad es una parte muy importante de la vida y requiere ser vivida en forma natural y placentera.
  • Estos libros también son de gran utilidad para los padres, madres, maestros/as, pues les lleva a comparar con vivencias en sus hogares y aulas y les permite reflexionar para conseguir una actitud más comprensiva con los niños y niñas y responder en forma adecuada, honesta y tierna a sus inquietudes.
  • Para mayor información consulte el video "DIME CÓMO ES" aquí

Libros

En colaboración: “Plan y Programas de estudio de nivel pre-escolar”, UNICEF

Ministerio de Educación y Cultura, 1987.

“La Terapia Vincular en las Psicoterapias Infantiles”

(tesis doctoral) publicado por el Banco Central del Ecuador, 1990.

En colaboración: “Guía para el Desarrollo Integral de los niños de 0 a 5 años”

Publicado por el Ministerio de Bienestar Social, 1991.

“Cartillas de Capacitación” (temas de psicología infantil) Nº 1- 7

Publicadas por el Ministerio de Bienestar Social, 1991.

“Vamos a jugar”

Publicado por UNICEF, 1992.

Artículos sobre psicología y sexualidad

Periódicos El Comercio, El Universo, Ultimas Noticias, HOY, El Telégrafo. 1997 a la presente.

Artículos sobre psicología y sexualidad en Revistas Nuestros Hijos

HAVRE, Caminemos, Edifarm.

Capítulos de Sexualidad infantil

Serie Futuro, Editorial Santillana, 1998.

“Los niños son así”

Publicado por Plan Internacional, 1999.

Artículos “Sexualidad y ternura en los niños” y “Visión de género desde la Psicoterapia”

Revista TERAPIA SEXUAL, Sao Paulo, Brasil, 2008.

PAQUETES PEDAGOGICOS DE EDUCACION SEXUAL, Programa Nacional de educación de la Sexualidad y el Amor, PRONESA

CAI – FIPA Octubre 2008, Autora de 1º. 2º y 3º de básica.

“DIME COMO ES, colección de libros de Formación sexual para niños, niñas y grandes también”

2002. PRIMER PREMIO a la mejor Publicación en Educación Sexual, 2002. Tercera Edición 2013.

Artículo “Desde mi diván: personas, pacientes y sexualidad integral”

Colaboración en el libro de Rodolfo Rodriguez Castelo “SEXUS, ESTE CUERPO MÍO SEXUADO”, Ed. Universidad Católica de Guayaquil, 2010.

“SEXUALIDAD Y VALORES”

60 cartillas para la Revista COMETA del Periódico HOY, 2007 – 08.

HACIA UNA SEXUALIDAD INTEGRAL, propuesta de educación sexual integral para la escuela básica”

2011. Con la colaboración de Ms. Verónica Freile. PRIMER PREMIO BIANUAL 2012 - FLASSES (Federación Latinoamericana de Sociedades de Sexología y Educación Sexual) en reconocimiento al Programa de Educación Sexual Integral realizado en Ecuador.

“EDUCACION EN SEXUALIDAD Y AFECTIVIDAD, Guía para las familias”

Ministerio de Educación, 2013.

Artículo “Por qué nos siguen pegando: reflexiones sobre violencia a la mujer”, en el libro “SEXUALIDAD HUMANA, una visión latinoamericana”

Editado por Oswaldo Rodrigues, Brasil, 2014.

LA PSICOLOGA EN SU PUNTO, 2ª edición 2015.

Con profundo conocimiento, comprensión y afecto se tratan temas de psicología de niños, adolescentes, parejas, sexualidad y aspectos sociales para quienes buscan un cambio importante en su vida.

Últimos Talleres

  • Taller

    En el Campo Infantil:

    • Aceptación de la puesta de límites.
    • Sexualidad y ternura en los niños.
    • Rol de los abuelos.
    • Momentos evolutivos en la infancia: lactancia, destete, control de esfínteres, ingreso a los centros infantiles, nacimiento de un hermano.
  • Taller

    En el campo de los Adolescentes

    • Extendiendo los límites.
    • Educación sexual de púberes y adolescentes.
  • Taller

    En el campo Adulto

    • Autoestima.
    • Asertividad.
    • Al rescate del placer.
    • Comunicación.

Información

Audios

Entrevista con la Ps. Claudia Abad.

Tema: Educación y salud sexual integral: la sexualidad como elemento que construye la personalidad, relaciones sexuales sanas y responsables para que sean placenteras. Cuando empezar la educación sexual. El objetivo de la educación sexual es la salud sexual integral. Día Mundial de la Salud sexual.
3 Septiembre 2014
Audio

Entrevista con la Dra. Cristina Castillo.

Tema: Alcoholismo y drogadicción: el problema del alcohol en nuestra cultura, la creciente drogadicción, resistencia de los personas para solicita ayuda, tratamientos más adecuados, ayuda a las familias de los pacientes. Como evitar una recaída.
24 Septiembre 2014
Audio

Entrevista con la Dra. Paloma Sotomayor.

Tema: Pacientes con demencia: deterioro normal de la memoria, definición del Deterioro cognitivo leve, tipos de demencias, síntomas más frecuentes, importancia del diagnóstico temprano para iniciar el tratamiento inmediato. Tratamiento a la familia.
5 Noviembre 2014
Audio

Entrevista con el Psic. Jorge Delgado.

Tema: Talento Humano: el trabajo como necesidad, obligación o realización del ser humano, las empresas al servicio de los empleados, el mejor ambiente laboral, promociones a puestos superiores, empresas que no consideran el bienestar de sus empleados.
5 Febrero 2015
Audio
 
 
 
 
 
 

¿Cómo llegar?